Abdominales

Con la llegada del verano a todos nos gustaría lucir unos abdominales marcados y fuertes. Conseguirlos no es una tarea fácil, ya que se necesita mucha fuerza de voluntad y constancia para lograr tenerlos.

Los músculos del abdomen han sido objeto de numerosos estudios con el fin de averiguar su biomecánica y sinergismo con el resto de las acciones. Por ejemplo, una zona media fuerte y bien construida constituye una parte básica de la preparación de un corredor. Unos buenos abdominales aumentan la estabilidad de nuestras caderas y pelvis durante la carrera y mantienen una buena posición del cuerpo y una zancada constante con mejor posición postural, haciendo que mejoremos el rendimiento.

Entre los músculos de la región abdominal tenemos:

  • El recto abdominal
  • El oblicuo externo e interno
  • El transverso abdominal

Todos estos músculos comienzan en el área de las costillas y terminan en la pelvis. El músculo recto abdominal permite acercar las costillas a la pelvis y la pelvis hacia el tórax. Los oblicuos internos y externos producen movimientos de flexión lateral de la columna vertebral y rotación de la columna, además de ayudar a la flexión del torso. La importancia de conocer estas funciones de los músculos es que en muchas ocasiones se suelen utilizar los músculos flexores de la cadera para fortalecer los abdominales. Y gracias a numerosos estudios sabemos que durante un entrenamiento abdominal debemos inhibir la acción de estos músculos para el fortalecimiento abdominal. La utilización de los flexores de cadera en la mayoría de los casos arquea la zona lumbar, produciendo daños en esta zona.

Es importante advertir que el psoas ilíaco, no es un abdmúsculo autóctono del tronco, sino de la cadera, al contrario que los anteriores, es un músculo muy tonificado, interviene en el mantenimiento de la postura y en la marcha. Ese exceso de tono muscular puede conllevar problemas de lumbalgias y ciáticas. Por ello, no conviene que entre en acción en nuestro programa de ejercicios. La musculatura abdominal suele tener una falta de tono muscular, si a esto le añadimos que su antagonista, la lumbar, suele tener un excesivo tono, nos lleva a descompensaciones en la región pélvica y lumbar que desembocará en problemas de ciáticas y sobrecargas lumbares.

Los abdominales son, junto con los brazos, el grupo muscular fetiche de la mayoría de personas asiduas al gimnasio y de una gran mayoría que no entrena. Su entrenamiento debe realizarse bajo ciertos criterios no siempre utilizados que repasaremos próximamente. Sentirse bien es un placer!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s