Hidratación y deshidratación (I)

Es fundamental mantener un buen nivel de hidratación antes, durante y después de la realización de cualquier ejercicio o práctica deportiva, ya que uno de los factores que provocan que disminuya nuestro rendimiento es la deshidratación. Es importante saber que nos referimos, cuando hablamos del agua, al 60%, aproximadamente, del peso corporal en hombres y alrededor del 55% en las mujeres. El cuerpo necesita agua para sobrevivir. La cantidad total y el equilibrio entre ingesta y pérdida están regulados mediante mecanismos que modifican el estímulo del consumo así como su excreción.  En el ámbito del ejercicio físico, que es al que queremos hacer referencia aquí, el agua cumple con las siguientes funciones básicas:

  1. Nutrición. El agua es fundamental en la absorción y transporte de nutrientes (minerales, grasas y glucosa) para los músculos.
  2. Lubricación de las articulaciones.
  3. La termorregulación. La actividad física que realizamos aumenta nuestra temperatura corporal y como método de refrigeración el organismo expulsa agua en forma de sudor.
  4. Eliminación de las sustancias de desecho del organismo.
  5. Regulación de la presión arterial, clave para una correcta función cardiovascular.

Por todo ello es muy importante mantener un nivel correcto de hidratación para optimizar el rendimiento. Si no estamos bien hidratados no sólo disminuye nuestra capacidad de resistencia, también ponemos en riesgo nuestra salud. Las consecuencias de un ejercicio físico sobre el equilibrio hídrico, igual que sobre el gasto calórico, no son las mismas para todos, sino que van a depender de la edad, el sexo, la forma física, de la duración e intensidad del ejercicio, así como de las condiciones del entorno en las que se realiza (temperatura, humedad, altitud,etc)

¿Qué es la hidratación?

Cuando hablamos de hidratación, equivocadamente pensamos sólo en agua, pero es importante saber que el aporte hídrico no hace referencia exclusivamente al agua, sino también a otras bebidas y alimentos sólidos. Bebidas tales como el té, el café, la leche, los refrescos y los zumos de fruta, contienen en mayor o menor proporción agua, con lo que forman parte de nuestra hidratación total.hidratacion2  En el caso de los alimentos sólidos, si bien es sabido que todos contienen agua, ésta varía mucho dependiendo de la fuente del mismo, es decir, sabemos que la mayoría de las frutas y las verduras superan el 85% de contenido de agua, mientras que la pasta y el arroz no superan el 65%-70% . Entre todos constituyen el aporte hídrico total del organismo, que según estudios científicos, el de una persona media normal sería como el que vemos en el gráfico.

Próximamente voy a hablaros de la deshidratación y sus consecuencias. Sentirse bien es un placer!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s