Pronador o supinador

Que el running está de moda es evidente y términos como pronador o supinador pertenecen ya al vocabulario no sólo de los profesionales del sector, sino de todos aquellos que empiezan a sentir la fiebre del corredor. Para los que no sepan que significan esas dos palabras o a que hacen referencia exactamente, por favor, continua leyendo.

El running es una actividad de impacto neto, que se produce en cada zancada y se transmite principalmente a través del sistema óseo: tobillos, rodillas, caderas, columna, etc. Es por ello que el reparto de esa fuerza de impacto sobre la planta del pie es fundamental para la salud del corredor. El tipo de pisada es distinta en cada persona y esta diferencia a la hora de pisar es lo que va a determinar si somos pronadores, supinadores o neutros, ésto es crucial a la hora de elegir las zapatillas adecuadas para evitar lesiones y hacer ejercicio cómodamente. A grandes rasgos podemos destacar:

Pronador

Es el tipo de corredor más común, tiende a correr con las piernas más juntas y pisando con la parte interna del pie, que es la que recibe la mayor parte del impacto.  Sus zapatillas pueden ser neutras o con un refuerzo interior para que el desgaste sea menor, dependiendo del nivel de pronación. Los más extremos juntan las rodillas e incluso pueden tener los pies planos, con lo que serían necesarias unas plantillas especializadas.

Supinador

Este corredor se caracteriza por correr con las piernas más separadas y apoyando la zona más exterior del pie. Son los menos frecuentes y las zapatillas que mejor le vienen son las neutras con mayor o menor amortiguación dependiendo del peso corporal. Es vital que no tengan mecanismos de estabilidad adicional para reducir o controlar la pronación.

Neutro o normal

Cuando la pisada del corredor es totalmente plana, es decir, que no suele sobrecargar ni la zona interna ni la externa del pie se le denomina neutro. Este corredor mantiene sus piernas en paralelo durante la actividad y se suele decir que su apoyo es completamente equilibrado. Su zapatilla debe ser neutra, buena para absorber impactos y que no estén diseñadas especialmente para corregir los movimientos del pie.

Y tu, ¿sabes que tipo de corredor eres? Próximamente en velascotraining.com te voy a dar unos pequeños trucos para que sepas por ti mismo que tipo de pisada tienes ;). Sentirse bien es un placer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s