Composición corporal. Los pliegues cutáneos

En su día hablamos aquí del IMC (Indice de masa corporal) como herramienta de diagnóstico de nuestro estado físico y nutricional. También valoramos su inexactitud y lo cuestionado que está por insuficiente como elemento de evaluación, ya que toma como referencia el peso de una persona pero no su masa muscular ni su masa ósea ni el principal componente del cuerpo humano: el agua. Lo pudimos ver en: Nuestro peso ideal.

Pues bien, hoy vamos a centrarnos en la Composición Corporal (CC), que sí incluye toda esa información necesaria para valorar la situación nutricional real de una persona. La CC recoge el estudio, mediante un análisis antropométrico, del cuerpo humano a través de evaluaciones y medidas de su tamaño, proporcionalidad, forma, composición, maduración biológica y funciones corporales. Está determinada por diferentes componentes que constituyen la masa corporal de una persona y entre éstos encontramos el tejido adiposo, localizado en regiones específicas, lo encontramos debajo de la piel (tejido adiposo subcutáneo), alrededor de órganos internos y de la médula ósea (tejido adiposo omental) y una ínfima proporción entre los músculos (tejido adiposo intramuscular). Es el tejido adiposo subcutáneo el que nos va a servir para obtener nuestra densidad corporal de una forma eficiente, mediante los pliegues cutáneos.

Con la ayuda de un plicómetro o adipómetro, que es el aparato necesario para medir la grasa corporal a partir de un pliegue cutáneo, podemos calcular el porcentaje de grasa corporal obteniendo información de varias zonas de nuestro cuerpo. Existen diferentes tipos de plicómetros, para la medición se exige que estos aparatos tengan una precisión de 0,2 – 0,5 mm.

Plicómetro o Adipómetro
Plicómetro o Adipómetro

A partir de la información obtenida por los pliegues cutáneos es posible obtener la densidad corporal utilizando alguna de las más de 100 ecuaciones desarrolladas por regresión lineal múltiple (que establece la relación entre una variable dependiente y variables independientes) que permiten obtener el porcentaje de grasa corporal y masa magra a partir de variables antropométricas.

Uno de los principales problemas es la elección de la ecuación a utilizar para determinar el porcentaje de grasa corporal ya que podemos incurrir en un error importante en la estimación, por ello, se recomienda que la muestra sea la suma de varios pliegues como índice de adiposidad individual. En la siguiente tabla podemos ver los diferentes sumatorios de pliegues que debemos tener en cuenta a la hora de hacer la valoración antropométrica:

 

Sería conveniente medir los 4 pliegues que aparentemente más correlacionan con la densidad corporal en los deportistas: el pliegue tricipital, abdominal, suprailíaco y anterior del muslo. Parece que estos son los pliegues más sensibles a los efectos del entrenamiento, tanto en los deportistas como en las personas sedentarias que empiecen un plan de ejercicio físico y/o dieta. Según diversos estudios de profesionales del sector, se ha observado, sobre todo en deportistas de sexo femenino, que existe mayor dificultad para la pérdida de tejido adiposo en el tren inferior, por lo que puede que no sean los pliegues idóneos para hacer la valoración del estado nutricional.
Hay que destacar la importancia de medir en todo tipo de colectivos el pliegue cutáneo abdominal, ya que en sujetos sedentarios, se ha demostrado que el patrón de distribución de adiposidad tiende a ser de tipo centrípeto o abdominal y este patrón se asocia a un aumento del riesgo cardiovascular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s