Cheat meal o comida trampa

Para muchos de vosotros que entrenáis a diario y que realizáis una dieta de mantenimiento, definición o incluso de volumen, el concepto del día trampa o comida trampa os resultará muy familiar. Se conoce como cheat meal o comida trampa a ese día que utilizamos para “saltarnos la dieta”, es decir, esa comida que está totalmente fuera de nuestro plan nutricional establecido durante la semana. El principal objetivo de la comida trampa es ayudarnos psicológicamente ya que, sobre todo, libera a la mente de la presión de tener que comer de forma restringida. Al margen de las ventajas psicológicas también ayudará a nuestro organismo a progresar hacia nuestros objetivos nutricionales provocando efectos positivos.

Casi todos en algún momento de nuestra vida hemos realizado alguna dieta y la gran mayoría hemos llegado a un momento en que, de repente, sentimos una irresistible tentación hacia algunos de los alimentos “prohibidos“. Evidentemente las ganas y la convicción del principio de la dieta no son las mismas a medida que esta avanza en el tiempo y está claro que es muy difícil decir que no a las tentaciones. Es por ello que el concepto de comida trampa para no abandonar nuestra alimentación saludable, y si sustituirla momentáneamente, se antoja fundamental.

Es importante resaltar el concepto comida trampa y diferenciarlo del de día trampa. No es recomendable que algo desestresante y positivo para nuestro organismo (como veremos a continuación) lo convirtamos por desesperación, exceso de ganas, etc,. en un día sin control en el que podamos dar al traste con todo lo conseguido durante la semana. La duración del cheat meal cuanto más corta mejor, así que lo ideal es reducirlo a una comida o ingesta.cheat meal

¿Porqué es beneficiosa la comida trampa? Ya hemos hablado de los efectos psicológicos, de esa especie de premio que nos otorgamos a nosotros mismos por el trabajo bien hecho durante la semana y así seguir nuestra dieta con menos ansiedad. Pues bien, el cheat meal nos ayuda también a perder grasa. Cuando nos ponemos a dieta (principalmente una dieta hipocalórica, en la que consumimos menos calorías de las que gastamos) los niveles deleptina empiezan a descender. La leptina es una hormona relacionada con la saciedad, es decir, una especie de controlador del metabolismo y regulador del hambre, en resumen, cuando los niveles de leptina bajan nos envían una señal para comer más, disminuimos nuestro metabolismo y es una de las principales razones para que una dieta fracase. La comida trampa nos aumentará los niveles de leptina, ayudará a contrarrestar el descenso de nuestro metabolismo y nos rellenará los depósitos de glucógeno para poder rendir al máximo después en nuestra rutina de entrenamiento. Nuestro cuerpo se sentirá recompensado, y no tendrá que reservar la grasa y almacenarla para los momentos malos.

Aunque el objetivo de la nutrición es la salud y ésta debe estar dirigida a mantener un peso adecuado, también es importante recordar que comer es un placer. Realizar una comida trampa no debe enfocarse únicamente en el objetivo de perder peso, debe formar parte de la historia natural de nuestros hábitos alimenticios. Sentirse bien es un placer!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s