Running con sentido. Ganar resistencia

Es evidente que en la actualidad correr es una de las prácticas deportivas de moda, es la actividad física que solemos elegir para ponernos en forma o perder algo de peso. Pues bien, si siempre que salimos a practicar running lo hacemos recorriendo la misma distancia y a un ritmo más o menos constante, corremos el riesgo de caer en la rutina y abandonar la actividad por aburrimiento y además no estaremos trabajando en absoluto nuestra resistencia física.

Sea cual sea tu nivel, principiante en el running o más avanzado o profesional, puedes ganar resistencia de manera más rápida y evitando las temibles lesiones optimizando tu entrenamiento. Una de las claves será variar nuestro entrenamiento, es decir, no hacer todos los días lo mismo. Éste suele ser un error común, salir a correr una misma distancia a un mismo ritmo. Al principio nos irá bien, pero llegará el día en que nuestro cuerpo se acostumbre a ese tipo de entrenamiento y no mejorará su rendimiento, además de que empecemos a aburrirnos corriendo. Para evitar esto, el entreno debe ser diferente cada día, por ejemplo, en una rutina para iniciados de 3 días de running a la semana:

  1. Un día para una tirada larga y a un ritmo suave (4 – 5 km acabando sin estar muy fatigados)
  2. Un día para correr menos distancia pero a mayor velocidad (2´5 – 3 km pero a un ritmo intenso)
  3. Un día de series (7 – 9 series de 200 – 100 m a un ritmo muy intenso)

runningA partir de ahí y dependiendo de nuestro estado físico y de como nos encontremos, podemos ir aumentando cada semana un poco la distancia y la velocidad, ya que lo fundamental para ganar resistencia es no estancarse ni en distancia ni en ritmo, aunque sea variando de forma muy ligera éstos parámetros. También podemos jugar con la intensidad introduciendo algunas cuestas en los entrenos, en lugar de hacerlos más planos, para así sorprender al organismo. Incluso si ya tenemos cierto nivel y nos encontramos bien introducir un cuarto día a la semana con cambios de ritmo.

Con este tipo de entrenamiento vamos a ganar resistencia gracias a que los días de tirada larga¹ trabajamos la resistencia aeróbica, los días de correr menos distancia pero a mayor velocidad²,  acostumbraremos a nuestro cuerpo a trabajar con una fatiga relativa, que nos proporcionará la capacidad de resistir esfuerzos prolongados sin excesiva fatiga. Por último los días de series³ trabajamos la resistencia anaeróbica, que nos ayudará a fortalecer los músculos de las piernas y mejorar nuestra respiración.

Y una vez sabido lo fácil que es este método para mejorar nuestra resistencia, ¿te animas a practicarlo? Sentirse bien es un placer!!

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. paulo mauricio dice:

    Un muy buen consejo. Por ello sera que siempre m aburria al final saber que otra vez tendria que hacer esos 5,5kms de la ruta k tenia pre establecida. Cuando empiece de nuevo a correr tendre en cuenta tus consejos. Pero eso si. Primero tengo k bajar algo k me sobra. Jeje

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s