Sexo y deporte

Muchos han sido los estudios versados sobre la relación entre el sexo y el deporte (¿porqué será?) y muchos también los mitos y leyendas generados a partir de informaciones contradictorias referentes a este tema. Por ejemplo, nos encontramos con el eterno debate de si es beneficioso o perjudicial tener actividad sexual previa a un ejercicio físico  intenso. Podemos concluir que no existe una verdad absoluta para refutar ninguna de las dos teorías, ya que hay especialistas que afirman que mantener relaciones sexuales antes de una competición puede ayudar a la concentración y mejora el rendimiento, y sin embargo, otros sostienen que se produce un desgaste físico que puede influir negativamente. 

Desde el punto de vista científico, se ha demostrado que el nivel de  testosterona (hormona sexual principal masculina) en sangre varia con las relaciones sexuales y con algunos tipos de entrenamientos físicos. Por ejemplo, los ejercicios cortos e intensos, favorecen los niveles de testosterona en sangre, sin embargo, los ejercicios extenuantes y prolongados lo reducen considerablemente.

Es por ello que no podemos establecer que el sexo sea bueno para el deporte, pero por el contrario si se puede afirmar que el deporte es bueno para el sexo. Cualquier tipo de ejercicio que active nuestra frecuencia cardíaca mejora notablemente nuestro rendimiento en otros aspectos, aunque muchos expertos nos indican que hay unos más idóneos que otros para mejorar la vida sexual, como pueden ser el running, practicar ejercicio al aire libre o el Pilates. Además, es sabido que la actividad física ayuda a prevenir la disfunción eréctil en los hombres y actúa como un afrodisíaco natural para hombres y mujeres.

Sexo como deporte

Seguro que alguna vez has oído eso de “yo no hago mucho ejercicio pero,¿el sexo cuenta como deporte?” Pues bien, hay algo de cierto pero no podemos tomarlo al pie de la letra, ya que el sexo supone también ejercicio físico, pero como cualquier otra actividad que implique mover el cuerpo. La actividad sexual debe tomarse como un complemento para un entrenamiento regular no como sustituta del mismo, ya que la intensidad durante la práctica sexual no es lo suficientemente alta.

SexoSe cree que durante una sesión de sexo de aproximadamente 20 minutos se pueden consumir entre 150 y 300 calorías, lo equivalente a subir escaleras a un tercer piso. Es por ello que relacionar el sexo de forma genérica, como técnica para adelgazar no es muy recomendable. Hablamos de genérica porque ni todas las relaciones sexuales duran el mismo tiempo, ni en todas se consumen las mismas calorías, ni todas las personas tienen el mismo nivel físico o estilo de vida. De la actividad sexual podemos obtener muchas más gratificaciones que el simple ejercicio físico, como pueden ser, aparte de la lógica satisfacción sexual,  la subida de la autoestima, la comunicación, intimidad, amor etc.

Para finalizar debemos tener claro que practicar ejercicio físico contribuye a mejorar nuestra salud y, por consiguiente, nuestras relaciones sexuales. Y si hacer ejercicio físico es bueno, hacer un ejercicio que nos lleva a obtener placer, es mucho mejor, pero teniendo claro que no podemos comparar la actividad física del sexo con un deporte o entrenamiento. Sentirse bien es un placer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s