Obesidad infantil

La obesidad ha sido catalogada por la OMS (Organización Mundial de Salud) como la pandemia del siglo XXI. En los últimos años se han elaborado diversos estudios para medir el nivel de exceso de peso entre los escolares, y los datos no pueden ser más preocupantes:

  • Casi la mitad de los menores presentaron un exceso de peso para su edad y sexo.
  • La obesidad es superior en los niños en relación a las niñas, y además se incrementa a partir de los 7 años.
  • Afecta en mayor medida a niños que emplean más de dos hora al día a ocio sedentario (ordenador, televisión, consola, etc.)

Sin duda la sociedad obesogénica en la que vivimos, con una oferta abundante de alimentos grasos, dulces, con alta densidad calórica, etc., asociados a un marketing y publicidad igual de atractiva que engañosa, hace que los menores se sientan atraídos al consumo de los mismos. El aumento del sedentarismo en los niños, por culpa del incremento de ocio pasivo que ofrecen las nuevas tecnologías (ordenadores, videojuegos, etc.) y un escaso estímulo para la realización de actividades físicas explican porque la obesidad infantil ha aumentado de una forma tan alarmante en las últimas décadas.obesidad

Estamos hablando de graves problemas para la salud ya que se ha demostrado que los niños no tratados adecuadamente van a llegar con obesidad a la adolescencia y tres de cada cuatro se convertirá en un adulto obeso. Todos los niños y adolescentes mayores de 10 años con un IMC (índice de masa corporal) por encima del percentil 99 tendrán un IMC superior a 35 en la edad adulta. Algunos de los riesgos para la salud de esta enfermedad son:

  1. Reducción de la esperanza de vida de entre 10 y 20 años.
  2. Mayor probabilidad de sufrir diabetes (un 20% de los nuevos diagnósticos de diabetes tipo 2 corresponde a niños obesos)
  3. Un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares (hipertensión, dislipidemia, ateroesclerosis, etc.)
  4. Un aumento de signos de alerta temprana de una posible enfermedad cardiaca futura (hasta un 83% de los menores con obesidad)
  5. Además de otros problemas serios como apnea obstructiva del sueño, enfermedad hepática, etc.

CÓMO TRATARLA

obesEl mejor tratamiento, como siempre, es la prevención, con la ayuda de la familia y profesionales adecuados hay que ayudar a implementar medidas para cambiar el estilo de vida y los hábitos alimenticios del menor, adecuando cantidades y tipos de alimentos a sus verdaderas necesidades. Además promover el ejercicio físico y la reducción de actividades sedentarias es fundamental para combatir esta enfermedad. Porque, como siempre… sentirse bien es un placer!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s