Deporte en verano

Ya está aquí el verano, y con él llega una mayor probabilidad de disfrutar de gran variedad de deportes que durante el año son imposibles de practicar, aunque también es necesario tener en cuenta los riesgos que para nuestra salud puede tener esta época del año. Como ya escribí, hace algún tiempo, tomando una serie de precauciones básicas contra una serie de factores como el calor, las altas temperaturas, las horas de sol y sus máximas temperaturas, la humedad, la contaminación, etc. no tendremos problemas para realizar nuestra habitual practica deportiva:

  • La hidratación. En verano los niveles de hidratación disminuyen de forma considerable, puesto que la temperatura de nuestro cuerpo aumenta y necesita más agua. Debemos beber agua de forma continua durante todo el día, en pequeños sorbos. Ya que un atracón de agua de golpe lo único que conseguira es una mala hidratación de nuestro cuerpo que producirá un encharcamiento que, a su vez, puede llegar a causarnos dolores y mareos innecesarios. La hidratación debe ser constante antes, durante y después del entrenamiento.

  • El horario. Durante el verano, el calor y el sol aumenta llegando a triplicar los grados de temperaturas. Es aconsejable practicar deporte o, a primera hora de la mañana (7h hasta las 10h)verano o, a última de la tarde (20h hasta las 23h) ya que durante estas horas, el sol no es tan intenso y por tanto, las temperaturas suelen ser menos altas, evitando exponer a nuestro cuerpo a mareos, vómitos o bajadas de tensión.
  • El sol. Sólo con echarnos un poco de crema y extenderla para proteger las zonas que estén expuestas directamente al sol puede ahorrarnos más de un susto en forma de enfermedades en nuestra piel producidas por la radiación solar, ya que las opciones de dañar nuestra piel se multiplican en verano, por eso debemos estar bien protegidos con crema solar, del factor que nos sea más necesario.
  • La ropa. Es otro de los factores a tener en cuenta. Las zapatillas por ejemplo, deben ser muy transpirables y cómodas, evitando así la aparición de ampollas o heridas que nos limiten a la hora de hacer deporte. La ropa también debe ser transpirable, 12puesto que en verano se suda mucho más y la ropa necesitará el doble de transpiración que en invierno. Debe ser ligera y de tejidos que no retengan el sudor ni el calor. Para esto último, lo ideal es vestir ropa de colores claros como el blanco.
  • La dieta. Debemos evitar las bebidas azucaradas y gaseosas, y la ingesta de líquidos nunca debe ser con bebidas muy frías, para evitar el cambio brusco de temperatura en nuestro cuerpo. La alimentación debe ser equilibrada y variada, con un alto contenido de hortalizas y frutas y con comidas ligeras que favorezcan la digestión. Los tés y las infusiones pueden ser de gran ayuda para realizar bien la digestión.
  • El descanso.  Es muy importante después de realizar deporte, mantener un horario de comidas y descanso.

Ya sabéis, sentirse bien es un placer!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s