El secreto: Comer bien

Seguro que alguna vez has intentado perder peso poniéndote demasiados límites y acabas tirando la toalla, pero existe una alternativa que nos permite no sufrir mientras adelgazamos, controlar un factor fundamental que suele fallar en una planificación para perder peso, y ese factor es el hambre que nos asalta entre horas.

Por mucho que calculemos las calorías que ingerimos, o completemos la dieta con ejercicio, si a media mañana, a media tarde o antes de acostarnos sucumbimos a un ataque de hambre, hemos perdido la batalla. Así que el secreto, si es que existe alguno, es ese, comer bien para lograr un control real del hambre. Por lo tanto, ahora solamente nos hace falta saber qué significa eso de “comer bien” para ponerlo en práctica:

  • Más ligero pero no escaso. Es fundamental no sentir hambre o tener la sensación de que nos privamos de algo. Al aligerar nuestro menú no debemos pasarnos porque al sentirnos hambrientos es fácil que nos demos permiso para “picar” todo lo que se nos antoje. Es decir, cuanto más nos reprimamos, más momentos de debilidad tendremos.
  • Sentirnos llenos. Basar nuestra alimentación en alimentos ligeros pero saciantes es clave para conseguir platos sabrosos y en cantidad que nos llenarán y no nos dejarán con ganas de más.sano
  • No dejar pasar más de 3 horas entre comidas. Distribuir nuestro menú diario en 5 comidas, divididas en 3 principales y 2 tentempiés, uno a media mañana y otro a media tarde sin dejar pasar más de tres horas entre ellas. La sensación de estar llenos nos la envía el cerebro cuando percibe que ha comido lo suficiente, esta señal se la transmiten al cerebro los receptores que se encuentran en las paredes del estómago cuando se dilatan a consecuencia de la entrada de la comida. Mantenerla activa evita que sintamos “hambre”.
  • Dormir bien ayuda. Numerosos estudios han asociado la falta de sueño de calidad con un aumento del apetito. El motivo es que la falta de descanso provoca alteraciones en las hormonas que regulan el mismo, en concreto favorece que nos apetezcan alimentos hipercalóricos. Intentar dormir el tiempo que necesitamos es fundamental, pero si descansamos menos horas, debemos iniciar el día con un desayuno especialmente completo.

La semana que viene seguiremos con más “secretos” porque… sentirse bien es un placer!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s