El secreto: Comer bien II

Como ya vimos la semana pasada, una parte fundamental de una buena planificación alimentaria es combatir el “hambre entre horas”, porque no todo vale a la hora de perder peso, es necesario huir de las dietas “de moda” que suelen surgir sobre todo en verano. Este tipo de dietas suelen ser muy restrictivas y desequilibradas por lo que una vez que se abandonan no sólo recuperas tu anterior peso (efecto yoyó) sino que además puedes sufrir serias carencias nutricionales. 

Para combatir los ataques de hambre repentinos existen una serie de consejos o ayudas que nos ayudarán a evitar cometer excesos alimentarios:

  • Comenzar el día con energía. El desayuno es  primordial para conservar los niveles de glucosa estables después de horas sin comer nada. No podemos saltarnos el desayuno porque cuando los niveles de glucosa bajan bruscamente al cuerpo le falta energía y estaremos hambrientos. Un desayuno completo y equilibrado nos ayuda a perder peso.
  • Comer a gusto. Para que nuestra planificación nos ayude realmente y no la abandonemos nos tiene que resultar placentera, es decir, nuestro menú no sólo debe ser sano y equilibrado sino también sabroso.
  • Organizarnos en torno a menús sanos. Muchas veces la falta de tiempo y de organización es lo que nos hace abandonar, para mejorar esto es fundamental dedicar un rato cada semana a planificar nuestras comidas y nuestra nevera para poder seguir nuestra dieta sin problemas.sano 2
  • Beber agua. El agua no aporta calorías y no sólo es la mejor opción para calmar la sed, sino que también ayuda a mermar nuestro apetito y evita que comamos en exceso ya que produce sensación de saciedad.
  • Identificar nuestras emociones. Para ser conscientes de cuáles son las situaciones que nos empujan a comer más en nuestro día a día. El estrés, los nervios, el aburrimiento, etc. a cada persona le afectan de manera distinta. Identificando nuestra sensación de “peligro” podremos sortearlo haciendo algo que nos ayude a mantenernos alejados de los excesos.
  • Raciones coherentes. Es evidente que cuando las proporciones son grandes tomamos más calorías, servirnos una cantidad de comida en el plato razonable es una buena idea. Así como no comer directamente del envase o comer sin prisas.

Como veis son pequeñas ayudas que no nos costarán mucho seguir y que nos ayudarán mucho. Sentirse bien es un placer!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s