Grasa visceral vs Grasa periférica

Voy a empezar este artículo “defendiendo” a la grasa, y es que no toda la grasa que encontramos en el cuerpo es mala. Las grasas son un nutriente más y como tal, una parte imprescindible de nuestro organismo. Es lo que se conoce como grasa esencial y es la que nuestro cuerpo necesita para sobrevivir y realizar funciones de protección de los órganos; el resto se usa en su mayor parte para conseguir energía cuando el cuerpo la demanda. Eso sí, cuando tenemos grasa acumulada en alguna zona corporal significa que algo no se está haciendo bien. Ya sea por la mala alimentación o por un exceso de vida sedentaria, la acumulación de grasas localizadas es perjudicial para nuestra salud y puede llegar a ser causa de aparición de enfermedades. Partiendo de la base que todos tenemos grasa en nuestro organismo, ya sea en mayor o menor porcentaje, debemos diferenciar entre los distintos tipos que existen dependiendo de su ubicación, composición y características:

  • Grasa visceral. La encontramos en el abdomen y rodeando los órganos internos que se encuentran en la zona. Genera un abultamiento en exceso de la barriga y es mucho más común en los hombres por razones genéticas. Aunque diversos estudios han demostrado que a partir de los 60 años el riesgo se iguala entre hombres y mujeres. Es la más difícil de eliminar y la más peligrosa, ya que genera sustancias de naturaleza tóxica causantes de problemas y enfermedades metabólicas como lagrasa diabetes o la hipertensión. e incluso con otras patologías a nivel respiratorio y reumatológicas. De ahí que las personas con mayor volumen de barriga sean propensas a sufrir asma, arritmia o lesiones en huesos, a veces irreparables. Podemos minimizar los riesgos de almacenar grasa visceral haciendo ejercicio regularmente y, sobre todo, cuidando nuestra alimentación. Una dieta rica en fibra y calcio y una disminución del consumo de alcohol y azúcar son pequeños gestos que nos reportarán grandes beneficios.
  • Grasa periférica. Como su propio nombre indica esta grasa se localiza en la periferia del tronco del cuerpo humano, es la que se encuentra por debajo de la piel pero no entre los órganos, sino en una zona más externa. Al contrario que ocurre con la visceral, la periférica se almacena en las piernas, glúteos, caderas y brazos. Es más frecuente que aparezca en mujeres antes que en hombres. Es más sencilla de eliminar y menos peligrosa que la visceral.
  • Grasa intermuscular. Es la grasa que se localiza entre las fibras de los músculos. Es una cantidad ínfima comparada con los otros dos tipos, y aumenta con la edad, tanto en hombres como en mujeres.

Para valorar nuestro riesgo cardiovascular, es importante atender a la circunferencia de nuestra cintura, esta, en ningún caso debe sobrepasar la mitad de nuestra altura. En definitiva y como siempre recomiendo, si queremos mejorar nuestra composición corporal necesitamos una alimentación saludable y un poco de ejercicio físico practicado de forma regular. De esta manera mantendremos el porcentaje de grasa en un valor normal.

¡Sentirse bien es un placer!

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Paulo mauricio dice:

    Un artículo muy interesante. Conocía algunas partes de este artículo pero me enseñó algo más. Gracias y como soy hombre, tengo que empezar a mirar la circunferencia de mi abdomen. Pensé que era la curva de la felicidad pero… gracias y sigue publicando artículos de este género. Hay muchas cosas desconocidas para la mayor parte de nosotros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s