El bocadillo ese enemigo

Pues no, un bocadillo no debe ser nuestro enemigo en una dieta equilibrada ni el pan es ese demonio que pintan muchas dietas milagro. ¿La razón? Son mucho más importantes los ingredientes que incluimos en el bocadillo que el pan en sí. El pan normal tiene una cantidad ínfima de grasa y azúcares, pero además existen multitud de variedades de pan integral o multicereal que son ricos en vitaminas, fibra y minerales.

Hay que desmitificar la teoría de que los hidratos de carbono son lo peor de lo peor, y saber incorporarlos a nuestra alimentación diaria defendiendo su calidad nutritiva. En la famosa pirámide alimenticia (que pocas dietas milagro conocen) podemos ver cómo las harinas y los hidratos ocupan un lugar fundamental. Sin embargo en la mayoría de esas dietas se limita su consumo hasta practicamente descartarlo por completo.

piramideEs evidente que no todos los bocadillos valen, debemos seguir una serie de pautas para hacerlos lo más equilibrados, nutricionalmente hablando, posibles. Teniendo en cuenta el tipo de pan, la cantidad y sobre todo el contenido.

Tipo de pan

Dentro de los distintos tipos de pan, debemos evitar en la medida de lo posible los panes industriales (pan tostado, picos, biscotes…) que contienen una mayor cantidad de sal, aditivos y grasas. El pan integral o de semillas tiene mayor valor nutricional que el blanco, nos aporta más vitaminas y fibra, y nos ayuda a mantener los niveles de glucosa estables. El pan es muy saciante lo que nos ayudará a evitar picoteos entre horas.

Cantidad de pan

No se trata de comer pan en exceso, como en todo, la moderación es la clave. Dependiendo de nuestra actividad y estilo de vida consumiremos más o menos cantidad, teniendo en cuenta que unos 100 gramos de pan blanco nos aportan aproximadamente unas 250 calorías y vitaminas B1, B2, fibra, fósforo y calcio.

Contenido

Es la parte fundamental, ya que asociamos bocadillos a alimentos altamente calóricos, como embutidos, charcutería grasa y salsas, y no tiene porqué ser así. Existen multitud de ingredientes sanos y saludables para tener una gran variedad de bocadillos en nuestra dieta.

Si queremos utilizar embutidos, podemos usar los menos grasos y que nos aporten mayor cantidad de proteínas y vitaminas como son el jamón cocido, el pavo, el lomo o el jamón serrano.

Hay que procurar introducir siempre vegetales en nuestros bocadillos. Sean crudos o cocinados, el tomate, la lechuga, pimientos asados, champiñones, etc,. nos darán jugosidad y nos aportarán un extra de fibra.

Huevos, pollo, pavo, atún, pescados ahumados, quesos (a poder ser bajos en grasa) incluso fruta; existen multitud de opciones para hacer unos bocadillos ricos y sanos que podemos introducir en nuestra rutina alimenticia.

Ya sabéis, no huyáis del bocata de toda la vida, simplemente convertirlo en una opción sana y saludable, porque sentirse bien es un placer!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s