La enzima prodigiosa

Seguramente muchos de vosotros os sonará la polémica entre Mercedes Milá y el científico J.M. Mulet en un programa de Tv hace unos días. Para los que no sepáis de que va, y aunque no es el tema central de este post, os pongo en antecedentes:

La periodista y presentadora Mercedes Milá defendía las tesis del libro: “La enzima prodigiosa” de Hiromi Shinya, cuando el bioquímico José Miguel Mulet desmintió con argumentos algunos mitos y falsedades del mismo. La historia se hizo viral en las redes porque el argumento que utilizó la presentadora fue decirle a Mulet: “Lo primero que te digo es que te leas el libro y adelgaces porque estás gordo”.

Lejos de esta polémica (el que quiera verlo puede hacerlo en YouTube) y de ambos personajes, está el tema del debate, el libro y las teorías que conlleva “La enzima prodigiosa”.

Desgraciadamente es habitual ver y oír a famosos defendiendo teorías o dietas sin fundamento científico ninguno y a los medios de comunicación dar publicidad a los mismos.

Hiromi Shinya es un especialista en cirugía colonoscópica que alcanzó un éxito sin precedentes a raíz de escribir este libro (best seller en muchos países) sobre una “enzima prodigiosa”como su propio nombre indica, que es capaz de convertirse en las diferentes enzimas de nuestro cuerpo. Dentro de este “best seller” se dan cita algunas de las falacias más grandes que he oído nunca, muchas de ellas relacionadas con algo tan serio como la cura del cáncer. Todas ellas sin ningún fundamento científico, ni estudio de base, ni nada claro.

La enzima no es prodigiosa

Una enzima no es más que una molécula de naturaleza proteica, que se encarga de facilitar que se produzcan reacciones químicas en nuestro organismo a mayor velocidad. El conjunto de enzimas de una célula va a determinar su metabolismo.

Shinya afirma que con una estrategia alimentaria (dieta milagro) se maximiza la ingesta de enzimas, que es la clave de su planteamiento.

¿Y qué tipo de descubrimiento milagroso ha hecho? Pues el de siempre, que os voy a contar que no sepáis: una dieta restrictiva, eliminando nutrientes básicos y salpicada de consejos banales y lógicos como alejarse del tabaco y el alcohol y consumir más frutas y verduras. Nada nuevo bajo el sol.

Este doctor no ha descubierto las claves del funcionamiento del organismo humano. Nos encontramos ante otro libro de pseudomedicina sin investigaciones ni estudios ni nada y consumido por mucha gente sin la información necesaria. Estamos ante otro “iluminado” (de los muchos que abundan en este mundo) que hace un batiburrillo de consejos obvios con otros inventados que no tienen ninguna base científica.

Lo único que tengo claro después de analizar este tipo de casos, es que cada vez que sale un libro o un experto con una idea, dieta, método revolucionario…hace un daño irreparable a la ciencia, la nutrición y en definitiva a la salud.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s